La FAPE apela a los periodistas y medios a verificar y revisar los datos que expongan los candidatos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Las campañas electorales suelen ser un escenario propicio para la difusión de datos que no se corresponden con la realidad, en un marasmo de promesas y ofertas que los candidatos exponen para conquistar el respaldo de los votantes

fapeAnte el comienzo de la campaña electoral en España, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) insta a los periodistas y a los medios a extremar la verificación de lo que exponen los candidatos en mítines, entrevistas y debates, a fin de no dejarse arrastrar por estrategias de desinformación interesadas, según un comunicado.

En su función de garante del derecho constitucional a la información, el periodismo ejerce una misión fundamental en el control crítico del poder, al mismo tiempo que está en condiciones de ayudar a los ciudadanos a discernir lo que es verdad y lo que es mentira.

Como prosigue la misma nota, la información veraz, completa y documentada, basada en datos y hechos verificados y contrastados, es la mejor barrera para resistir los intentos de los partidos políticos de confundir a la opinión pública presentando las mentiras como verdades.

A fin de que los ciudadanos puedan formarse su propia opinión libremente, los periodistas y los editores deben publicar informaciones equilibradas, contextualizadas y descontaminadas de propaganda y con una clara intención de servicio público a todos, sea cual sea su opción política, aseguran desde la FAPE.

Dado que su compromiso primordial es con la verdad, los periodistas y los medios están obligados a rechazar de plano y poner en evidencia los planes de manipulación de quienes opinan que en política todo vale con tal de lograr unos objetivos electorales.

Por último, la FAPE considera también primordial que los periodistas y los medios planten cara a los intereses de los candidatos en liderar la agenda informativa y propicien un necesario debate sobre medidas y políticas públicas, especialmente las sociales, que no deben ser desplazadas durante la campaña electoral por un único tema.